Carnaval 2020 Carnaval arcoíris Gala Drag Queen

Drag Hefesto: “Ser un buen drag queen y una buena ‘showsera’ no es lo mismo”

/
29 marzo, 2020

Drag Hefesto se presentó por primera vez a la Gala Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria 2020. Tras pasar la preselección, llegó al escenario de la noche más internacional de la capital canariona más mono que nunca. Y aunque este fue su primer año, Yeremy González, álter ego de Hefesto, lleva tiempo en el mundo drag. De bailarín pasó a crecer 20 centímetros y viendo a Drag Vulcano maquillar, él también se animó. 

Este año las condiciones no han sido las más adecuadas. Una calima que aplazó la preselección, dejándolo en vilo, y ahora una pandemia que ha suspendido todos los actos del Carnaval de los distintos municipios. Es el caso del de Maspalomas, donde Hefesto también logró pasar a una gala que parece muy lejana. Para este joven drag ha sido todo muy corto y ya está pensando en ideas para el año que viene, aunque no sea la misma sensación 

¿Cómo nació Drag Hefesto? «Mi abuela se murió el 8 de junio de 2017. Vulcano fue a verme al tanatorio y me dijo: «Dentro de un mes hay una gala en un barrio de San Mateo. ¿Por qué no te presentas? Yo te dejo las cosas». Pues justamente me presenté un mes después, el 8 de julio. Empecé con Drag Lemnos y Drag Equinox. Poquito a poco fueron surgiendo las cosas».

«Nunca te puedes decantar por una cosa u otra. Es imposible dividir»


También te dedicas al transformismo, ¿Cómo empezaste?  «El comienzo de drag fue más bonito, pero en el caso de transformista fue por la gracia. En el Divas 27, un bar de espectáculos de Las Palmas, iban a hacer el primer concurso al estilo RuPaul. Estaba hablando con Lemnos en la plaza comiendo pipas y dijimos «ay, nene, ¿y si nos apuntamos». Súper decididas fuimos a la reunión. Por último, Lemnos me pegó la botada. Yo pensé que no podía dejarlos sin dos personas. Cogí y concursé. Con la bobería, gusté y quedé segunda. No sabía como iba a quedar de mujer hasta que me presenté al concurso».

Si tuvieras que elegir uno de los dos, ¿cuál escogerías? ¿Qué es lo más te gusta de cada uno y lo que menos? «Es como si te preguntaran «¿a quién quieres más, a tu hijo o a tu padre?». Nunca te puedes decantar por una cosa u otra. Un personaje te da una vida, unas ideas y el otro personaje te da otras. Es imposible dividir. Cuando salgo de drag, lo que más me gusta es el verme y no parecer que soy yo. Te transformas más. Haces shows más a lo grande, con atrezo, sitios grandes, la Gala Drag. En el transformismo, lo más que se hace es trabajos en bares, pero tienes un montón de variedades. Por ejemplo, yo un show drag lo hago una vez al año. En cambio, me puedo preparar cuatro shows de transformista en dos días. El vestuario de drag requiere más tiempo que el de transformista. Son cosas distintas. Lo que menos me gusta de drag es que actúo lejos de la gente, siento que hay un vacío, y a mí cuando interpreto, me gusta actuar cerca. Lo que me llena son los aplausos, los chillidos, pero no los veo. Y de transformista, lo que no me gusta es que entre show y show te tienes que cambiar y sudas un montón. Se pasa fatal el calor. Ser mujer da calor. Las admiro a todas».

«Esto que hacemos en Canarias, este tipo de drag, solo se hace aquí»


¿Cómo se vive la Gala desde el punto de vista de un bailarín y desde el punto de vista del drag? «Desde bailarín lo vives guay porque en realidad no haces nada. Todo lo hace el drag y su equipo. Siendo bailarín ayudas, pero no tienes que estar pensando en los camiones para el atrezzo, la ropa, los ensayos… Es como si fueran un padre y un hijo. El hijo sería el bailarín y el padre el drag. Hay más responsabilidad siendo drag. De bailarín es más disfrutar y de drag es disfrutar, pero con responsabilidades. Siendo bailarín, si te equivocas, sabes que el drag y tres más lo están haciendo bien. De drag, si algo te sale mal, todo el foco es hacia ti».

¿Cómo te sentiste al pasar la preselección en tu primer año? «¿Si te digo que no lo he asimilado todavía? Ahora pongo en Youtube ‘Drag Hefesto 2020’ y pienso que por la cara estoy ahí. Para mí no es la cúspide porque una gala no es una meta, pero sí es algo que quería desde hace un montón de tiempo. Cuando quieres algo tanto, tanto, tanto y lo tienes, no es que pierda valor, pero no sé…ahora me siento como si ya estuviera. Pasé en mi primer año y ahora a seguir para ver si tengo suerte en esta carrera o no. Lo logré y ya pasó. Es una cosa súper rara y encima con todo lo que está pasando… Fue todo muy rápido. Si la situación hubiera seguido normal, las galas hubieran durado hasta final de mes». 

El concepto drag ha cambiado. Se ha vuelto moda


A pesar de que es tu primer año como drag, has estado en el mundillo desde hace tiempo. ¿Sientes un cambio en lo que se refiere a las actuaciones? ¿Se ha perdido el toque cómico que caracterizaba más a los drags dando paso a un periodo más reivindicativo? «Siempre opino una cosa sin faltar el respeto, la gente quiere cosas distintas, pero cuando haces algo diferente, no les gusta. En realidad, quieren seguir una moda y la moda es lo que suelen hacer los drags: hago una historia, la cuento, me escondo, me cambio de ropa, me subo a alguna máquina, doy volteretas, bajo y acabo. Ese es el patrón que están siguiendo los drags. Yo fui por otra rama. Sé bailar y quise mezclar eso con ser cómico. La gente no se percató, pero reivindiqué la homosexualidad sin sacar una bandera gay.

Casi todos están cortados por la misma tijera. Siguen un mismo patrón, pero con distinta temática e historia. Elevadores, máquinas, chicos para que me cojan… porque si lo hace uno, ya lo tengo que hacer yo. No me quejo de mi primer año. Para ser el  primero he destacado de una manera u otra sin necesidad de hacer nada en el sentido de acrobacias. Una cosa es inspirarse y otra es copiarse. Eso es lo que yo no veo justo. No todo es un show. También es la personalidad de cada uno. Lo que sentí este año es que había más calidad, pero menos nivel. Lo que es empatizar y conectar con el público, muy pocos lo hicieron.

El concepto drag ha cambiado. Se ha vuelto moda. En Las Palmas, pisas  y salen tres drag queens. Antes no era así. No es porque: me gusta bailar y de maquillada quedo guapa, llamo a cuatro bailarines, consigo a un patrocinador y me presento a la Gala de Las Palmas. Está bien, pero hay muy poca gente que lo siente. No soy nadie para decir quién lo siente y quién no, pero sé que hay muy pocos que lo siente de verdad. Al final no tiene nada que ver. Hay gente que no lo siente y tiene buenos premios, y otros que lo siente más y no. Ser un buen drag queen y una buena ‘showucera’ no es lo mismo. No todos los 23 que han ganado son buenos. Los hay mejores y hay peores, pero no gana siempre el mejor, sino lo que entre por los ojos esa noche».

«Quiero vivir de esto y si es por mí, moriría maquillado»


¿Tienes pensando presentarte a más galas? ¿Cuáles son tus expectativas para los años venideros? «No voy a ser mentiroso, si hago un show y me lo curro es porque quiero recoger frutos. Creo que me lo he currado y mi equipo también como para ver si cae algún premio en otro concurso. Además, no me considero drag de concurso solo. La fuente de ingresos que tengo en el año es gracias a esto. No me preparo para un carnaval y ya está. Quiero vivir de esto y si es por mí, moriría maquillado».

¿Qué mensajes darías sobre el mundo drag? «Le pediría tanto al público, a los drags y a la sociedad en sí que sean consciente de que esto que hacemos en Canarias, este tipo de drag, solo se hace aquí. Tenemos que empezar a valorarlo un poco más. La gente se olvida de que somos personas. No es solo subirse a las botas. Esto lo hacemos por amor al arte. Son cosas buenas que tenemos en la isla y que las hemos hecho nosotros. No es que ya sean así en el mundo, como Las Dunas o el Teide. Por eso admiro a los drags del principio, cuando iban solos, sin bailarines, con otro tipo de vestuario. Gracias a ellos, estamos nosotros aquí. Admiro a todos en general. Inconscientemente, todos aportamos algo. Por ejemplo, había visto drags con pestañas  largas por Internet, pero aquí en Las Palmas nunca. Ya es algo que yo he aportado a los 23 años de la Gala. Pues así todos. Alguien a lo mejor aportó una peluca, otro un estilo de decoración…».  

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder