Carnaval 2020 ESPECIALES La Quinta Estación

Carnavales bisiestos y sus siguientes supuestos

/
25 junio, 2020

No recuerdo un año bisiesto en que no ocurriera algo extraño.

Por ejemplo, en 1984, el 29 de febrero mientras Santa Cruz de Tenerife celebraba sus días de carnaval y mientras todo el mundo empezaba ya a prepararse para disfrutar de la noche chicharrera y mientras salía de mi casa ya disfrazado, empezó a granizar de tal manera que a los pocos minutos, la calle estaba blanca y ya que los granizos eran como pelotas de golf, me tuve que refugiar en el zaguán de una vecina porque o resbalabas del granizo en la calle o los golpes del mismo eran tan grandes que te dejaban chichones. Ese año fue el último de la Gala de la Reina (que si mal no recuerdo, dirigió Sergio García) y demás concursos en el Teatro Guimerá.

Este año 2020 también es bisiesto y yo ya me había olvidado de que pasarían cosas extrañas, cuando me sorprendió la mala acogida que tuvo la dirección bicéfala de Marco & María de nuestra Gala de la Reina el 19 de febrero pasado. 

La Reina del Carnaval 2000 (un año también bisiesto), Shaila Martín Ramos, aquella inolvidable joven que defendió el magnífico diseño  Manila Yerichana del maestro Juan Carlos Armas (también más tarde director de la gran Gala, de manera formidable) es la única Reina del Carnaval desde 1965 que ha fallecido y desgraciadamente lo hizo de forma luctuosa.

Aunque el Carnaval de Rafael Amargo de 2007 no fue en año bisiesto y ni tampoco el caso Saida en 2013, parece que suceden cosas extrañas en los carnavales en años bisiestos. 

Pero, me llamó la atención que mientras Santa Cruz pudo celebrar su Gala y casi todos sus concursos, los días de carnaval en la calle fueron suspendidos por una sorpresiva calima y luego también se suspendieron en Las Palmas de Gran Canaria y otras localidades insulares. En las dos capitales canarias escapamos por los pelos y pudimos celebrar casi todos los concursos más importantes, incluidas las dos grandes Galas de las Reinas, antes de que la Covid-19 extendiera sus tentáculos por doquier y se transformara de una epidemia de gripe en algo mucho mayor y  se convirtiera en una pandemia, causando millones de infectados en todo el mundo y centenares de miles de muertos en los cinco continentes.

Pero también en otros carnavales del mundo pasaban también cosas anómalas como que se cancelaran el Carnaval de Venecia por el coronavirus (no sé el porqué todo el mundo ha decidido llamarlo así cuando la traducción al español debería de ser virus corona), los Carnavales de Aalst (Alost) en Bélgica fueron tachados de antisemitas. En el Carnaval de Volkmarsen en el estado federado de Hesse en Alemania hubo un atentado terrorista (tras haber otros dos días antes en la región) y un coche embistió en un Rosenmontag (como llaman los alemanes a nuestro Lunes de Carnaval) a la multitud y hubo 52 heridos y de ellos 18 niños hospitalizados.

Lo que , en principio, iba a ser era una festividad, con niños disfrazados entre lluvia de confetis y caramelos, se convirtió súbitamente en un shock para los habitantes de esta pequeña localidad. Los hechos en Volkmarsen, localidad de apenas 6.800 habitantes, se produjeron sólo unos días después del doble atentado ultraderechista en la ciudad de Hanau.  11 inmigrantes fueron asesinados por un individuo con problemas psíquicos y profundamente racista, tras lo cual mató a su madre, de 72 años, y se suicidó.

En este caso, no hubo que lamentar víctimas mortales, aunque los testigos describen una acción en las que pudo haberlos. El vehículo irrumpió en una acera abarrotada de gente que seguía la marcha de carnaval y recorrió unos 30 metros, arrollando lo que encontraba a su paso y siempre a mayor velocidad.

Y mientras esto ocurría en Volkmarsen en la región de Waldeck-Frankenberg,  en Colonia, la capital carnavalera alemana por excelencia se propagó el Coloniavirus, que es como decidieron llamar los habitantes de esta ciudad al virus del carnaval, haciendo un juego de palabras con el COVID-19.

Y ahora que la pandemia se ha extendido y nos hemos acostumbrado a ella, no hablemos de otra cosa que de los Carnavales de 2021 porque hay que prepararlos, saber si se van a celebrar y en qué circunstancias.

La incertidumbre es mayúscula y por eso, desde elcarnal.es creamos unos especiales para recabar la opinión de muchos de los protagonistas de nuestra Fiesta Mayor: Reinas, Comparsas, Murgas, Diseñadores, Políticos y Organizadores y bajo el título Sin previsión, no hay futuro pusimos sobre la mesa en nuestros debates en streaming muchos de los temas que ocupan y preocupan a todos ellos y al público carnavalero en general.

Parece que produjo reacciones encontradas y sirvió de acicate para que muchos otros medios y organismos oficiales nos copiaran literalmente ofreciendo reuniones con los grupos carnavaleros y haciendo y escuchando propuestas de ambos bandos (organización y participantes). Como se dice en Física y Química y también aseguran los creyentes del karma que toda acción, provoca una reacción, volvemos a poner sobre la mesa otros debates en los próximos fines de semana bajo el lema Con previsión, sí hay Carnaval para esta vez buscar incluso una reacción mayor.

Sobre el tapete de los debates haremos reflexiones y preguntas tan interesantes como las llamadas en inglés What if… (¿Qué pasaría si…?) y ante esas cuestiones presididas por un condicional (Si…), esperaremos respuestas menos condicionadas por la pandemia.

Simplemente reflexionaremos con cifras en la mano, ya que según un estudio realizado en 2019 (todavía no hay cifras oficiales de 2020)  los participantes en la Gala de inauguración (200), 1ª, 2ª y 3ª Fase de Murgas Infantiles (400 + 400 + 400), en la de Agrupaciones Musicales (300), en el Festival Coreográfico (1.000), en la 1ª, 2ª, 3ª Fase y Final de Murgas Adultas (500 + 500 + 500 + 500), en la Reina Infantil (1.500), en la Reina de los Mayores (1.000), en los Concursos de Comparsas (800), en la Gala de la Reina (2.000), en el concierto de zarzuela (70), Certamen de Rondallas (   ), en la Cabalgata Anunciadora (10.000), en el Concurso de Ritmo y Armonía de nuestras comparsas (1.000), en el Coso Apoteósico (8.000) y por último en el Entierro de la Sardina (30.000) y olvidamos el Carnaval de Día, la Canción de la Risa, los días de Piñata, etc.,…sumados todos superaron en 2019 y grosso modo serían casi 60.000 personas que participaron en alguno de estos actos (59.070 personas según las cifras oficiales), a los que hay que añadir las cifras del público asistente a cada acto (siguiendo el mismo orden anteriormente citado serían: 1.200 + 3.651 + 3.533 + 5.215 + 1.622 + 5.500 + 5.321 + 4.916 + 5.271 + 6.350 + 4.821 + 5.500 + 5.571 + 5.759 + 380 + 1.350 + 87.000 + 52.000 + 80.000) y falta saber los asistentes al Entierro de la Sardina, al Carnaval de Día y a los días de Piñata, Canción de la Risa, etc.,…y que rondarían los 279.389 asistentes. 

Es decir, si a los 59.070 participantes les sumamos los 279.389 asistentes a los actos, sin contar con los actos que no han sido contabilizados, la cifra sería de unas 338.459 personas como mínimo. Y pensando que cada año aumenta la repercusión de nuestro Carnaval y que por tanto, no sólo participa más gente, sino que viene más espectadores y que falta incluir cifras de actos que no fueron contabilizados, además de toda la gente que participa como carpinteros, electricistas, cerrajeros, técnicos de iluminación, sonido, guardias de seguridad, azafatas y un larguísimo etcétera…nuestra Fiesta Mayor mueve como mínimo y a ojo de buen cubero, más de medio millón de personas. 

Y ahora viene la pregunta del millón de euro: (sí, euro y no «euros» porque la moneda de la Unión Europea se llama así tanto en singular como en plural y si no me creen, miren los billetes de 5, 10, 20, 50, 100 ó 200 Euro y verán que tengo razón porque se decidió así para que fuera igual en todos los idiomas europeos) ¿si el virus del covid-19 sigue pululando por toda España y Europa y por todos los continentes, cómo vamos a controlar que en esas -como mínimo- 500.000 personas no haya un nuevo paciente cero que transmita el covid-19 (o tal vez, ya el covid-20 ó -21) a tanta gente? ¿Qué medidas vamos a tomar porque el confinamiento en Carnavales sería ridículo y cancelaría de un plumazo el mismo carnaval en sí? ¿Serán suficientes las mascarillas de purpurina, strass, lentejuelas y plumas y los hidrogeles alcohólicos? ¿Y quién va a mantener la distancia de 1 ó 2 metros después de haberse bebido dos copas de ron miel o tomado de lo que sea? Sacaba a colación lo del «euro» y no «euros» como la inmensa mayoría dice en España, porque es un ejemplo muy claro de que una cosa es lo que dice la gramática, las reglas, las leyes y la lógica y otra lo que hace la gente en su tiempo libre y sobre todo, en Carnaval que es la cosa más ácrata que conocemos y en donde todos intentan ir de por libre.

Si durante el confinamiento mucha gente se saltó las reglas y muchos eran reincidentes en esas acciones y en las multas, ¿cómo vamos a controlar a toda ese río de gente que sale, entra, grita, corre, mea, bebe, canta, ríe y sobre todo, disfruta de la quinta estación del año, porque es la más deseada para muchos para poder ser lo que no han podido y vestirse y disfrazarse durante las otras cuatro estaciones del mismo? ¿Cómo vamos a frenar esas ansias de libertad y libertinaje? Porque en el Carnaval todo o casi todo está permitido.

A éstas y a muchas otras cuestiones, vamos a intentar responder con nuestr@s contertuli@s en nuestra serie de debates en los próximos fines de semana, que tiene como leitmotiv algo tan necesario como Con previsión, sí hay Carnaval.

Serán en streaming y en directo a través de nuestro página de Facebook y piden formular sus preguntas por escrito o en un Box Populi (sí, una caja (box) en inglés y el genitivo latino de populus, -i («del pueblo» y parafraseando al tan cacareado latinajo), es decir, un buzón de voz que pronto daremos a conocer y que permite dejarnos textos, fotos, memes y mensajes de voz en un número de uso exclusivo para el WhatsApp de elcarnal.es y que esperemos que se convierta en una caja de Pandora de nuestro Carnaval y que al abrirla provoquemos acciones y reacciones, que le hacen falta y mucho a nuestro Carnaval en este año bisiesto y en el supuesto de que haya un Carnaval 2021.

¡Los esperamos!

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder