Carnaval 2020

Curazao: música tumba, iguanas, mar azul y Carnaval en el Caribe

/
30 julio, 2020

Curazao es una isla de aproximadamente 444 kms., es decir, un poco mayor que La Gomera y menor que La Palma. Tiene una población aproximada de 150.000 habitantes. La etimología de su nombre pivota entre «Isla de la Curación» porque los navegantes portugueses comieron muchas frutas abundantes en la isla y vencieron así el escorbuto que padecían y el otro posible origen como «Isla Corazón» que en portugués se escribe «coraçao», pero se pronuncia «curazao» por ser el centro neurálgico del comercio (el corazón) que deseaban establecer en el Caribe. Las dos etimologías han pervivido hasta hoy.

Su situación política es un poco sui generis, ya que formaba parte de las Antillas Holandesas, pero ahora es un territorio autónomo del Reino de los Países Bajos.  Junto a Aruba y Bonaire, formaban las antiguas Antillas Holandesas. Aruba se ha convertido en la isla de los casinos de juego y Bonaire es casi una reserva natural y Curazao (como también se llama en castellano a este territorio), se dedica principalmente a refinar el petróleo proveniente de Venezuela, que está a escasos 50 kms. de sus costas y tiene un puerto franco con una gran refinería como si fuera una isla flotante.

Su población habla papiamento (una lengua criolla caribeña llena de palabras del español, inglés y lenguas africanas), inglés, neerlandés y entiende perfectamente el castellano, no sólo por que los países que la rodean, son principalmente hispanohablantes, sino porque hay mucho habitante que que se vino de Colombia en los tiempos del narcotráfico y de Venezuela por la situación política (además fue territorio español y luego venezolano durante varios siglos). Es más muchos judíos sefardíes que fueron expulsados de España y luego de Portugal, recalaron aquí y tienen la sinagoga en funcionamiento más antigua del continente americano, ya que data de 1641. Fue también un gran centro de tráfico de esclavos para los holandeses.

Aunque uno pudiera creer que es una isla llana, es bastante montañosa y llena de cactáceas y no tiene tantas playas de arena como te venden en los folletos turísticos. Su capital, Willemstad, tiene una parte histórica declarada Patrimonio de la Humanidad celebra una carnaval, que es el más conocido del Caribe.



El Carnaval de Curazao que, por supuesto, coincide en fechas con los europeos, se celebra principalmente en la capital en donde atracan grandes transatlánticos, cuyos turistas, quedan fascinados por el movimiento y el colorido de la batucada de las comparsas que salen bailando los días de carnaval por las calles de Willemstad. La mezcla de ritmos caribeños, africanos y europeos da a este carnaval una especial particularidad, aunque he de decir, que me sorprendió que sólo participen en los bailes casi sólo y exclusivamente gente de color y en una especie de cuadrilátero alrededor de varias calles de la ciudad. Lo que más ansían los participantes es ser fotografiados por los turistas para ser inmortalizados. Mientras unos (especialmente mujeres de generosas caderas y traseros) bailan, otros están subidos a una especie de carroza-camión en donde van tocando sus instrumentos y cantando y los altavoces reverberan por doquier…Siento decir que me desilusionó porque esperaba algo más que un simple desfile de comparsas y carrozas, ya que cuando acabó, lo único que vi, fue que acudían a comer a los kioskos de alrededor del puerto y de sus calles adyacentes. Es interesante verlo por su colorido, pero está aún lejos de la fastuosidad de los grupos de comparsas de Río de Janeiro o de Tenerife.

Cada jueves desde el 7 de enero que empieza oficialmente el Carnaval de Curazao tiene lugar en Punda, una parte de la ciudad de Willemstad , el Punda Thursday Vibes y el Tumba Festival, que es un festival musical de cuatro días en el que se elige al Rey o la Reina Tumba y que va haciendo de aperitivo con música latinoamericana con algunos instrumentos y toques curazeños hasta que finalmente estalla el carnaval  que termina con la Quema del Rey Momo (un muñeco enorme, relleno de paja)  el miércoles de Ceniza.

También desde hace unos años hay un carnaval para niños y otro para adolescentes (Teen Parade) , en los que salen a desfilar con trajes confeccionados por los propios infantes.

Lo dicho, si quiere disfrutar de música tumba, iguanas (los curazeños las comen), colorido y buen clima (en febrero puede hacer 32 ° C),  véngase a disfrutar del Carnaval de Curaçao.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder