Carnaval 2020 Carnaval arcoíris

Año III después de Sethlas, la nueva Biblia Drag

/
29 febrero, 2020

Las Palmas de Gran Canaria vivió el viernes, 28 de febrero, por fin, su gran Gala Drag Queen 2020. Roberto Herrera lo expresó muy bien: “la calima no pudo con la purpurina”.  Y entre mucho brillo, luces y personajes de cuento, como Drag Chuchi representando al espejo mágico, empezó el evento más esperado. Sin embargo, la fábula que se contó esa noche no fue de ‘Érase una vez’. Drag Sethlas mordió la manzana de Eva y nos encandiló con el pecado.  Por segunda vez, se coronó reinona de la capital canariona reescribiendo la Biblia al más puro estilo drag. 

Para el Parque Santa Catalina parecía haber ganador incluso antes de conocer las votaciones. “¡Sethlas, Sethlas…!”, se escuchaba al público vitorear su nombre tras su actuación. Lo reñido vino a la hora de decidir al resto de la corte. El primer finalista fue Drag Vulcano. Siendo uno de los más veteranos, pues lleva 9 años presentándose a la gala, demostró su humildad y cariño a sus compañeros: “No maquillo a mi competencia. Son mis amigos y si ellos ganan, yo gano”. Lo siguió Drag Vanderbilt, quien puso el toque emotivo dedicándole su espectáculo a su madre, en apoyo de las personas con cáncer.  Drag Quirón destacó por sus acrobacias colocándose en tercer lugar. En su primer año, Drag Shiky sorprendió a todos con su voz en directo y su mensaje tan reivindicativo a día de hoy, por lo que fue nombrado cuarto finalista. 

La gala se escribió con los ingredientes que la hacen tan suya. La obertura fue todo un despliegue. Al igual que en la Gala de la Reina, Israel Reyes y su equipo nos asombraron. No podía faltar que el presentador peninsular, en este caso Santi Millán, se subiera a unas plataformas. Además de la pedrería, los increíbles bailes y la reivindicación, y hasta ese tanga que se rompe en el último momento y te deja apurado  con la huevera. No obstante, el público del Parque se notó esa noche algo apagado, como si Úrsula le hubiera robado la voz a la Sirenita. Asimismo, el toque cómico al que los drags nos tienen acostumbrados tampoco aparecía en las páginas escritas esa noche. Las piruetas y los atrezos eclipsaron al humor. ¿Supone esto una evolución y cambio en la Gala Drag Queen? Tendremos que esperar al año que viene y leer como continúa esta historia que comenzó hace 23 ediciones. 

Con el aplazamiento inesperado, a Lola Indigo se le hizo tarde como a la Cenicienta. Cristina Ramos, representando al talento canario, se calzó su zapatito de cristal. Un poco fuera de lugar para la línea del evento, actuó también Blas Cantó. No obstante, Miss Claudia, entre otras, nos brindaron la oportunidad de disfrutar del transformismo canario, que no se queda atrás, trayendo a Cher y Tina Turner.

La calima ayudó a Drag Chuchi a continuar con su reinado por una semana más. Pero la despedida era inevitable y siguiendo su línea cultural-religiosa, cedió su trono. Quizás con un sabor agridulce por esperar un poquito más, le dijimos adiós a Chuchi y de su religión pasamos a la de Sethlas.

La Gala Drag pone el broche de oro en el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Año tras año, continúa siendo un espectáculo internacional, que no se pierden ni en Venezuela. Un acto de igualdad, libertad y mucho talento que ha marcado la historia de la ciudad, desde los drags ganadores hasta los que siempre han estado ahí al pie del cañón presentándose. Junto a las papas arrugadas con mojo, los drags queens son parte vital de las islas.

 

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder