Agrupaciones Carnaval 2020 Comparsas El Carnaval habla Murgas Rondallas

El fallo de los que eligen a los del fallo

/
16 diciembre, 2019

Las comparaciones son odiosas, pero con solo echar un vistazo a los anteriores jurados del concurso de murgas del Norte y al designado en los concursos de Santa Cruz se puede establecer una comparativa entre ambos. Mientras que en el Norte son, año tras año, elegidos a conciencia por su trayectoria en el mundo murguero y del Carnaval, en Santa Cruz, nos ponemos “finolis” eligiendo a representantes de la Orquesta Sinfónica de Tenerife y directores de cine.

Jonathan Cortés, con 30 años de experiencia en murgas y perteneciente a una de las familias que más ha aportado al Carnaval, o Patricia Hamad, locutora y presentadora de espectáculos de la fiesta y exmurguera, son claros ejemplos de personas que conocen perfectamente la dinámica y el trabajo que realizan las formaciones (ambos jurados en ediciones anteriores del Concurso de Murgas del Norte). En contraposición, se encuentran los designados en Santa Cruz en años anteriores: Cándido de Armas, director de cine o Christina Conde, poeta, personas que sin desmerecer su trabajo, aparentemente, poco tienen que ver con los participantes.

Un sinfín de abucheos


Las críticas hacia los miembros del jurado para puntuar en los concursos del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife se han convertido en todo un clásico de estas fiestas. Los carnavaleros, ya algo molestos por lo acontecido en años anteriores, han mostrado en más de una ocasión su rechazo, tal y como pasó en la final de murgas de 2018, abucheando al jurado y cantando el pasacalle de Bambones para mostrar su descontento por la falta de los de El Cardonal en la final, así como la de Traviata u otras murgas.

El abucheo colectivo a los miembros del jurado debería haber supuesto un acto de rebeldía no contra los elegidos, sino contra los que designan a sus miembros, ya que el público lleva años en desacuerdo con su elección. Pese a que las murgas, en ocasiones, se han negado a designar ellos mismos a “los del fallo”, la Comisión de Fiestas sigue sin tener claro qué criterios seguir, lo que da lugar a espectáculos de tan mala calidad como el citado anteriormente.

Sin entrar a valorar si los fallos de los concursos en el Norte han sido o no acertados, y dejando a un lado el hecho de que nunca llueve a gusto de todos, se puede denotar que el rigor con el que se designa el jurado en el Norte, nada tiene que ver con el criterio que sigue la Comisión en Santa Cruz, quien año tras año se equivoca, según los carnavaleros, en la elección, dando prioridad a otros factores antes que a su experiencia y trayectoria en el Carnaval, que debería ser lo más importante.

¿Nueva era?


Así, los participantes se quejan y consideran que se siguen cometiendo errores como los que se han podido percibir, haciendo que la ilusión cada vez se vea más mermada y que el público presente disfrute cada año menos de los concursos. La realidad es que nadie ha hecho nada hasta ahora para que la situación cambie y por fin se empiece a reconocer el trabajo realizado. Ahora solo queda esperar a ver si el nuevo concejal de fiestas y su ejecutivo proponen algo novedoso, aunque permítanme dudarlo: quizás porque los cambios dan miedo o quizás porque no interesa que los del fallo dejen de cometerlos.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder