La reina durante la gala de 2007. Foto: I love Santa Cruz

Gala de la Reina Reinas

«Ni cien como Amargo nos hubiera arrebatado la ilusión de salir al escenario»

/
23 diciembre, 2019

Elizabeth García pasará a la historia del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife como una de las reinas más conocidas. En 2007 se encumbró con la corona en una gala polémica con el diseño Miss Dior del periódico El Día, diseñado por el artista Leo Martínez, que incorporó por primera vez unas luces LEDS. Sin embargo, los abucheos y la incertidumbre se escuchaban entre bastidores. ¿Qué estaba pasando? Rafael Amargo. El bailaor dirigió esta edición y fue el artífice de una proyección que disgustó a los carnavaleros y a la sociedad tinerfeña. Pero eso es solo una anécdota para toda la ilusión y alegría que supuso a la joven tinerfeña. A boca llena, sin tapujos y con la ilusión del primer día, confiesa que esa fue una de las mejores experiencias de su vida, poder coronarse en 2008 para rendir el homenaje merecido fue, sin duda, el mayor acto de justicia del Carnaval. Y que le quiten lo bailado.

Más de diez años más tarde, ¿qué significó la corona para ti? «El ser Reina del Carnaval para mí ha sido, y lo digo con la boca llena, una de los momentos (si no el que más) más bonitos de mi vida. Tengo la típica historia que se escucha en todas las candidatas, pero es que es real. Desde pequeña soñaba con poder llevar una de esas maravillosas fantasías, prácticamente desde que tengo uso de razón he vivido el carnaval y el haber conseguido no solo presentarme sino haber logrado el premio de ser Reina, para mí ha sido el orgullo de mi vida. Representar a mi tierra en uno de los mejores carnavales del mundo, para mí, el mejor».

¿Cómo recuerdas aquel momento? «Recuerdo aquel momento con muchísimo cariño e ilusión a pesar de ser la gala que fue… No me podía creer que estuviera viviendo toda esa aventura. Cuando vi mi traje por primera vez acabado, justamente el día de la gala, no puedo explicar lo sentí. Tenía tantas ganas de que la gente viese lo que yo estaba viendo que ya no me importaba el premio, solo defender esa fantasía como se merecía. En mi caso exprimí en todos los sentidos la oportunidad que me habían dado, que es algo único. Por otro lado, tampoco puedo olvidar esa sensación de incertidumbre y caos detrás del escenario por no saber lo que estaba pasando, no teníamos información de nada, solo veíamos a gente correr por todos lados con una desorganización brutal y únicamente escuchábamos los abucheos del público… Un panorama muy triste que empañaba la magia de la gala…».

‘Miss Dior’ durante la gala de 2007. Foto: I love Santa Cruz

Tuvo que ser duro… «Fueron momentos de mucha incertidumbre, hubo que improvisar mucho. Sobre todo, cuando Los Diablos Locos se plantaron -olé por ellos, lo mejor que ha hecho mi murga-. Descolocaron aún más al director de la gala que, la verdad, fue un gran ausente, ya que se marchó mucho antes de acabara. En el backstage los presentadores parece que habían venido a estar de fiesta en lugar de trabajar  y tomarse el espectáculo en serio… Creo que nunca valoraron ni fueron conscientes de lo que significa la gala de la Reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife. Daba la sensación de que las candidatas no importábamos… Allí las divas eran Belén Esteban y compañía, que a cada cuál eran mucho peor».

Además, Amargo trajo a sus bailarines, ¿el Carnaval hay que hacerlo con la gente de aquí? «El carnaval no es que haya que hacerlo con gente de aquí, podemos traer a artistas internacionales sin ningún problema. De hecho, eso nos da otro tipo de repercusión y caché y, si recordamos el año pasado, el momento con Juan Luis Guerra en la calle y el haber superado el récord Guiness que teníamos con Celia Cruz. Eso, eso no tiene precio, eso nos hace ser el mejor carnaval del mundo, pero no hay que olvidar que el carnaval es neustro, se ha creado gracias a nuestra gente, al pueblo chicharrero que, a pesar de la dictadura en la que España vivía, no pudieron arrebatarnos nuestra fiesta».

Qué mejor que rendirles homenaje. «Nadie mejor que nuestra gente lo vivirá y lo entenderá igual. Por eso nuestros grupos, comparsas, murgas, rondallas, agrupaciones, grupos coreográficos, personajes del carnaval… Todos ellos son los imprescindibles en nuestra gala, en todos nuestros actos del carnaval, y eso fue algo que el poco humilde y necio de Amargo no entendió».

«Nos tuvo esperando hasta la una y media de la mañana para poder ensayar nuestros míseros 3 minutos»


¿Las candidatas pensaron en algún momento rechazar salir? «NUNCA. Ni cien como Amargo nos hubiera arrebatado la ilusión de poder salir y disfrutar de nuestros 3 minutos en el escenario. Es verdad que no nos sentimos cuidadas ni arropadas y mucho menos protagonistas de nuestra gala. En el ensayo general se nos citó a las siete de la tarde, donde estaba previsto que ensayáramos nuestro pase las primeras y, finalmente, no fue así. Nos tuvo esperando hasta la una y media de la mañana para poder ensayar nuestros míseros 3 minutos y que solo podíamos hacerlo una vez. Recuerdo que fui directamente a buscarlo y le dije de muy buenas maneras, pero clara y concisa, que estábamos reventadas, que al día siguiente madrugábamos para estar en peluquería y maquillaje. No íbamos a dormir y a eso le teníamos que añadir los nervios del momento, que sin nosotras no tenía gala y si no era mucho pedir después de 5 horas allí tiradas cogiendo frío, nos gustaría ensayar para irnos a dormir. Acto seguido nos sacó al escenario, así que creo que me hizo un poco de caso –risas-«.

¿Qué te ayudó a coger fuerzas para bailar en el escenario? «Sin duda, alguna la reacción de la gente nada más salir al escenario. Recuerdo a todo el Recinto Ferial levantado aplaudiendo y, además, localicé a mis familiares y amigos con unas pancartas enormes. Eso me dio muchísima seguridad y el momento en que se apagaron las luces del escenario y yo encendí las de mi traje… Ya fue tocar el cielo de la emoción por ver cómo a la gente le había gustado».

«La obertura de la gala de 2008 fue sin dudarlo un momento «mágico». Lloré casi más que el año anterior cuando fui reina»


En su momento, no se disfrutó como debería de la coronación y por eso al año siguiente se repitió, ¿qué sentiste? ¿Era un justo, por así decirlo, homenaje? «Es la primera y única vez en la historia que se ha hecho algo así. Una reina coronada dos veces. Para mí ha sido un lujo y un honor poder contarlo. Sí que creo que era justo que se hiciese, ya que yo no tuve la solemnidad del momento. El alcalde no llegó a acercarse a mí nunca, prácticamente el cetro me lo tiró de lejos porque no podía llegar hasta mí. No hubo serenidad, ni fuegos artificiales ni el respeto de la propia coronación, con  lo cual la obertura de la gala de 2008 que iba dedicada a la magia, fue sin dudarlo un momento «mágico». Lloré casi más que el año anterior cuando fui reina –risas-. Me sentí de nuevo como si estuviese pasando por primera vez. Sentí el calor de la gente una vez más, incluso vi a personas que lloraban conmigo y eso me parecía algo increíble: óomo la gente se había involucrado hasta ese nivel, es más lo recuerdo ahora y no puedo no emocionarme».

Tu diseño, de Leo Martínez, fue el primer traje de la historia con luces led. ¿Qué medidas de seguridad se implementaron en ese momento y cómo fue acogida la idea? «En esa época creo que las medidas de seguridad que se tomaban no tenían que ver con las que tenemos hoy en día. También es verdad que toda esta prevención de riesgos se ha engrandecido después del año que lamentablemente Saida se quemó. Creo que nunca fuimos conscientes de lo que puede generar añadir tanto a un traje de candidata. En mi caso, no creo que tuviese el peligro como lo que supuso llevar fuegos artificiales en un traje. Como bien dices son luces LEDS con un mecanismo muy sencillo que se encendían pulsando un interruptor y el efecto pues fue precioso. Fue algo novedoso y que creo que impactó bastante ya que al año siguiente la mayoría de los trajes salieron con luces.»

¿La visión de Amargo tal vez tendría cabida ahora? «Creo que ni hace 12 años ni dentro de 100 con todas las modernidades que puedan haber la visión de Amargo tendría cabida en algún lado. Como bailador en su campo puede ser el mejor y el más entendido y profesional, pero, desde luego, que si se le contrató para hacer una gala de carnaval hizo de todo menos eso. No fue divertida, no fue colorida, no tenía hilo conductor, no tenía personajes interesantes. Él consideró que carnaval era poner a Belén Esteban drogada subida en un palo, o traer a Bibiana Fernánzdez a cantar la zarzamora. Todo muy carnavalesco».

Que no carnavalero… «Se le contrató para hacer algo diferente e innovador. Diferente fue, eso no lo podemos negar, pero sin duda no tiene ni idea de dirigir un espectáculo de esta envergadura. Además, creo que cuando te pagan un millón de euros, qué menos que invertirlos de una manera más productiva y tener la suficiente humildad de informarte de dónde estás, quiénes somos y cómo funciona nuestro carnaval, no pensar que vienes para enseñarlos algo que existe desde mucho antes de que él estuviera en este mundo. Rafael Amargo nos hizo mucho daño, es verdad, pero jamás será lo suficientemente fuerte ni él ni nada para acabar con nuestras fiesta, estamos muy por encima y a años luz de eso».

«Mi madre, que en paz descanse, fue la que me hizo adorar a las reinas del carnaval, recuerdo estar con ella en casa dibujando trajes de reina»


Cuéntanos cómo decidiste aceptar este reto… Siempre quise ser candidata a reina, me presenté en varias ocasiones a diferentes castings con diferentes diseñadores y no tuve suerte, hasta que conocí a Leo, el que iba a cumplir no solo el sueño de presentarme sino de ser Reina. No tuve ninguna duda cuando me lo propuso y, además, no podía tener mejor suerte que ir de la mano de uno de los mejores diseñadores de reinas del carnaval de la historia y con una empresa fuerte como era el Grupo de Comunicación El Día«.

¿Cómo influyó en tu vida el Carnaval? «Soy de Santa Cruz, concretamente de Ofra. Soy canaria de pura cepa y chicharrera de corazón, llevo el carnaval en la sangre desde que soy una niña, no he tenido familia en grupos de carnaval ni había participado nunca antes pero eso no tiene que ver para amar tu fiesta y vivirla como nadie. Mi familia es igual de carnavalera que yo, gracias a mi madre creo amo las murgas. Siempre he ido a los concursos, soy de Diablos Locos hasta el fin de los tiempo y actualmente ya llevo tres años bailando en Tropicana. Mi madre, que en paz descanse, fue la que me hizo adorar a las reinas del carnaval, recuerdo estar con ella en casa dibujando trajes de reina y pensábamos si algún día yo estaría vestida con uno de ellos… El carnaval no es que me haya influido, sino que lo veo como una parte de mi, es una forma de vida, no me planteo jamás pasar un año fuera de aquí en los meses de carnaval».

Este año se dedica al Carnaval de la calle. «No puede haber mejor dedicatoria porque eso es el carnaval: es la calle, gente por todos lados, alegría, buen rollo, música en todos los puntos de Santa Cruz, es jaleo es pasión, eso es el Carnaval».

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder