Fotografía: Álvaro Armas

Gala de la Reina La Quinta Estación

¿La Gala de las Reinas o la Reina de las Galas?

/
20 febrero, 2020

Anoche tuvieron su bautizo de fuego en la dirección de la Gala de la Reina del Carnaval de Tenerife (porque está claro que participan candidatas y grupos de toda la isla, no sólo de Sta. Cruz) los diseñadores Marco & María. Era, por tanto, su primera vez y por ello, se les pueden perdonar algunos fallos de principiantes.

Con una obertura original con una toma de tv del rostro de una Marilyn Monroe en el cuerpo de la guapísima cantante Soraya (que estuvo brillante toda la Gala) y usando así el recurso de la maravillosa escena de Gentlemen prefer blondes (Los caballeros las prefieren rubias) con la canción Diamonds are the best girl’s best friend (los diamantes son mejores amigos de las chicas), que ya había usado Madonna en su videoclip de Material girl y que nos transportaba a una inolvidable película de 1953, pero con la no menos conocida Anything goes,  basada en un libro y dirigida por el propio Sydney Sheldon en la que Bing Crosby y Donald O’Connor hacián las delicias del público haya por 1956 (más tarde fue usado en un número de la saga de Indiana Jones con muy buen resultado) y un bello guiño a la que sería la principal innovación y el tema en sí de la noche y fue el momento en que la Reina del Carnaval de 2019: Priscila salió al escenario vestida con su fantasía ganadora. Esto no había ocurrido nunca antes y me pareció un detalle bellísimo para con las Reinas y los diseñadores con nuestro himno de estas fiestas como es el Santa Cruz en Carnaval de fondo. Y luego salieron todas nuestras rondallas y a continuación todas las murgas que rellenan todo el escenario y que además hacen mutis no por el foro, sino por entre el público. Hasta aquí nada que objetar.

Luego una orquesta en directo siguiendo el espíritu de los coquetos 50, introduce a uno de los presentadores-cantantes con una corbata elegida por su peor enemigo y que le daba el punto de camarero pesado y demasiado alto y desgarbado que le empezó a quitar glamour a la Gala. Su ubicua presencia y la del otro lastraron una Gala que no acababa de despegar y ya llevaba casi una hora de espectáculo y Soraya Arnelas dijo la frase que marcaría la Gala: ¿No creen que debemos empezar ya?.

Otra orquesta las Cherry & The Ladies siguen con el tema cincuentero y van marcando lo que a la postre fue el hilo reivindicado de la Gala: el protagonismo de las mujeres.

Parece que por un cambio en el guion de última hora, se produce para mí el primer gran error de la noche, eso sí, con una actuación impecable, pero que nada tenía que ver con el tema de la Gala y la Gala de las Reinas: la actuación de Zeta-Zetas. La murga ganadora de 2019 y 2020 tuvo una actuación demasiado larga y que era para el Concurso de Murgas, que por cierto tiene 4 días para ellas solitas y no para la Gala de la Reina. ¿Van las candidatas a Reinas a los interminables concursos de murgas para que duren todavía más y no se acaben nunca? ¿Qué tienen que ver las Murgas con las Reinas? Nada. ¿Y las Reinas con las Murgas? Nada. Pues a ver si vamos respetándonos porque un respetito es muy trónico que diría Pilar Socorro.

Luego empezó, por fin, el primer bloque de candidatas y se vio el alto nivel que nos esperaba este año. Aquí se produjo el momento más sorpresivo de la noche. Después de la salir la cuarta al escenario por la puerta central y cuando nadie lo esperaba, aparecieron otra vez una a una por los laterales, las cuatro candidatas que acababan de salir. Ése fue el mayor acierto de la noche: se podía comparar por primera vez en la Historia del Carnaval, a las candidatas por bloques. Una innovación que esperemos que se mantenga en años sucesivos.

En el interregno vino un numerito tipo musical con el Rock de la Cárcel que, en principio, no desentonó y seguía en la línea del tema de este Carnaval y el segundo bloque de candidatas, en la que ya se veía que subían el nivel de las mismas, ya que entre ellas se encontraban las que a la postre serían Reina (Sedomir Rguez. de la Sierra)) y 3ª Dama (Daniel Pages). Vuelven a salir las candidatas de la 5ª a la 8ª juntas al escenario y se puede volver a apreciar sus fantasías y compararlas.

Luego vino otro interludio musical esta vez a cargo de Valkirias, la primera Rondalla íntegramente femenina y ganadora del Primer Premio de Interpretación este 2020.

Llega el tercer bloque de candidatas y aquí destaca la candidata XL de Alexis Santana que defiende sorpresivamente muy bien su fantasía y que se lleva una ovación del público. Viene ahora un numerito musical de Grease, que empieza muy bien, pero que con la participación de un componente de la Ni fu-Ni fa, que no coopera ni siquiera moviendo los labios para el playback, lo hunde. No sé cómo los directores de la Gala no le exigieron esto.

Y el cuarto bloque de candidatas en donde vuelve a subir el nivel con las candidatas de Juan Carlos Armas, Jorge Glez. Santana y la de Santi Castro. La sorpresa por lo bien que lo defendió, la de Borja Abreu, que al final sería Dama de Honor.

Y a partir de aquí la Gala empieza a ser infumable. Uno de los  presentadores sigue empeñándose en darle más protagonismo a las murgas que a las Reinas y lo demuestra con su sorpresa a Diablos Locos por su 50° Aniversario con una Happy Birthday totalmente fuera de lugar en la Gala de las Reinas.

A partir de aquí la Gala se precipita al tedio y al aburrimiento y sólo esperamos el veredicto del jurado que fue presentado al principio y que ya hace casi una hora que se retiró para deliberar. En el mismo sobresalen dos cosas: Mónica Raquel Estévez, quien, por fin, cumplía su sueño de ser Jurado y se convierte en la primera Reina del Carnaval que lo consigue (esperemos que esta costumbre sea para siempre y a partir de ahora haya siempre una o más entre los miembros del Jurado) y un médico oncólogo que no sabemos lo que hace en un jurado que premia el diseño y la belleza. ¿Hay belleza y diseño en el mundo del cáncer?

Más numeritos de murgas innecesarios (tienen sus cuatro días de su propia Gala) y faltan más comparsas que den vida a la Gala. Volvemos a cruzar la frontera de las 3 horas y la Gala comienza a hacerse eterna.

Y llegó la actuación estrella de la noche: una artista internacional presentada como el huracán de México, que no conectó en absoluto con el público y que defraudó bastante por su calidad vocal: Paulina Rubio. Increíble que una estrella internacional se permita una actuación tan petarda.

Y así arribamos a la culminación de la Gala con la proclamación y coronación de la Reina del Carnaval 2020 y sus Damas de Honor. Hasta el último momento no se sabe si la Reina está entre Jorge (Fuentealta) y Sedomir (Alcampo), mientras van descartándose otros favoritos como Santi y Daniel quer se llevan 4ª y 3ª Dama respectivamente. Otro acierto de la Gala fue poner a todas las finalistas en el escenario. Y otra vez los presentadores, que sólo deben de ser conductores de la Gala y no principales en la misma, le roban protagonismo a las verdaderas Reinas de la noche.

Mi pregunta es la de siempre: ¿Es la Gala de las Reinas o la Reina de las Galas? Porque si es la respuesta es la primera disyuntiva, hemos mejorado bastante, pero sobraron 90 minutos de relleno y algunas eternas actuaciones de murgas. Pero, si la respuesta es la segunda, la Gala volvió a ser eso, la Reina de las Galas en la que todos los grupos quieren salir y no entienden que no es su Gala. Y por eso se hacen eternas y anodinas. Hay que integrar a los grupos en la temática elegida para el Carnaval y no al revés y meter con fórceps a grupos que no tienen que ver con la temática del año porque simplemente sean de aquí. Es algo nefasto que se lo debemos a José Tamayo, director de las primeras Galas en la Plaza de Toros en los 80 y que se empeñó en lo que mejor sabía hacer: mover masas y crear una Antología del Carnaval como ya había sido famoso por su Antología de la Zarzuela, pensó que ese era el método. Y ese método se agotó hace años.  Volvamos a las Galas del teatro en las que había una norma no escrita que sólo permitía actuar a la comparsa, marga y rondalla ganadoras del Primer Premio de Interpretación del año anterior.  Y añadamos momentos únicos gracias a las nuevas tecnologías y actuaciones internacionales que tengan que ver con la temática del Carnaval.

Resumen final: para ser su primera Gala no estuvo tan mal como critican otros medios que descuartizan a Marco & María. Eso sería ser injusto porque les dieron un tema dificilísimo y envenenado porque ¿a quién coño se le ocurrió proponer un tema tan anodino como los coquetos 50?. Ni Camacho ni Juan Carlos Armas ni Azpilicueta ni Sergio García ni Plaza (por nombrar a algunos) acertaron en sus primeras Galas.

Lo mejor: la importancia que volvieron a cobrar las candidatas a Reinas con el nuevo pase juntas por bloque. La apertura mostrando a la Reina de 2019 con su traje completo fue todo un acierto.Un acierto total. También Soraya Arnelas ha sido un acierto porque rescató momentos insalvables. Su numerito a lo Marilyn estuvo a la altura. Y también que fue una Gala con energía limpia y positiva sin grandes pretensiones como ya habían anunciado ellos previamente en varias entrevistas. M. & M. no son en moda pretenciosos ni artificiales, utilizan maravillosos colores empolvados y en Carnavales fueron conocidos por sus trajes con nombres y fantasía imposibles como Últimatum a la Tierra, Cabañuelas en febrero o Pim, pam, pum..fuego que hicieron realidad y aquí tal vez, les faltó ese atrevimiento que tenían en sus principios a finales de los 80 y en los 90, en el que como bien María dijo en una entrevista que me concedió: “Todo el mundo quería innovar y ser lo más moderno». El problema es que ya no son adolescentes y el miedo al resbalón y al ridículo es mayor ahora que en la adolescencia por la inconsciencia que todos teníamos en aquella época.

Lo peor: los presentadores que no estuvieron a la altura y que tuvieron demasiado protagonismo y muy mal vestidos además y que hicieron la Gala provinciana (yo habría puesto una voz en off que no se vea) y la excesiva presencia de murgas, que robaron protagonismo a las Reinas como siempre desde 1985. Una tendencia que hay que revertir con un corte total, ya que esto y otras cosas hace excesiva la duración de la Gala de la Reina, que repito debe ser la Gala de las Reinas y al mismo tiempo la reina de todas nuestras Galas porque es la única que se transmite por tv y radio a todo el mundo y es ahí en donde debemos ser más exigentes. Además de la lamentable actuación de Paulina Rubio.

Yo no hubiera recurrido tanto a los 50 de EE.UU., aunque los 50 en España fueron lúgubres, pero habría puesto algo más de la Italia de los 50 con canciones como Mambo americano y un poco más de la Carmen Miranda de Brasil y el Xavier Cugat de sus maravillosas orquestas y hubiera mejorado la clausura de la Gala con más espectacularidad.  Pero, desde aquí quiero felicitar a M. & M. porque sólo quien ha intentado (me incluyo en este apartado) o quien ha dirigido una Gala, sabe los intereses creados los problemas que hay que combatir para contentar a todos y las dificultades que hay entre bambalinas que el público no ve. Y en ese aspecto su primera Gala, tal vez no fue la mejor de todas hasta ahora, pero tampoco la peor como para ponerlos a caldo de potas como han hecho injustamente otros compañeros de la profesión periodística. Como yo estoy en los dos campos, el diseño y la creación y el periodismo, veo lo que otros no ven y por eso, escribo precisamente de lo que sé.  Marco & María pueden dormir tranquilos y se pensarán mucho si se vuelven a meter en este berenjenal que es la Gala del Carnaval de la que muchos se han apropiado injustamente y que ellos dos devolvieron con mucha elegancia a sus protagonistas, las Reinas.

 

 

 

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder