Carnaval 2020 Carnaval arcoíris

«Las drags y transformistas somos lo último de la cadena del espectáculo»

/
13 diciembre, 2019

Para Javier Jiménez, Exhuberancia Carey es su «desahogo, todo lo que no hago en mi día a día». Hace 12 años, decidió introducirse en el mundo del transformismo tras dedicarse al teatro, la interpretación y la radio. De la mano de Soberbia y Marcelo Kauffman, comenzó su andadura en los escenarios para convertir un hobby en una de sus profesiones. Siempre autoexigiéndose, trata de innovar y perfeccionar sus técnicas para ofrecer algo más a su público. Con su nuevo videoclip, llamado Sex Free, ha querido presentar una nueva versión de Carey a su público. 

¿Con qué divas se identifica? «Mariah Carey es mi referente porque siempre me ha gustado su música y todo lo que la rodea: ese mundo ácido, de golosina y de color rosa que parece tan cursi. Es como si viviera en  otro planeta alejado del que vivimos. Además, cuando empecé en el transformismo me apoyé en personajes como Rocío Jurado o Pastora Soler y en su forma de actuar». 

¿Programas como RuPaul Drag Race han beneficiado al mundo drag? «RuPaul, para bien o para mal, ha dejado a las drag como personajes reconocidos. Ahora son personajes famosos, van a las alfombras rojas, a premios o eventos porque son celebrities. Tienen unos videoclips espectaculares. Aquí, en Tenerife y en España eso no se da, somos lo último de la cadena del espectáculo. Ru Paul nos ha puesto la meta de currárnoslo, porque ves las temporadas y son espectaculares las cosas que hacen. Pero al estar de moda este sector, ahora todo el mundo quiere serlo. Ves a gente actuando por dos duros y los bares y eventos bajan el listón, pero no todo el mundo es buen profesional. Queda gracioso ponerse una peluca y un vestido, pero ser drag queen o transformista es mucho más que eso». 

¿Por qué crees que aquí en España no se reconoce tanto esta profesión? «España es tan diversa y diferente… En Canarias ser drag es alabado, todo el mundo los conoce. Por ejemplo, en Las Palmas son bastante reconocidas, además de en otros lugares como Andalucía. Sin embargo, cuando te vas a zonas del norte, ver algo así es inviable. Hay pocos bares y discotecas de ambiente, como puede ocurrir en las islas menores y en la llamada España profunda. En las dos grandes urbes sí podemos decir que estamos representadas, pero poco más».

Rivalidad entre drags


Con respecto a las islas, ¿cree que hay rivalidad entre drags de Tenerife y Gran Canaria? «Competitividad siempre va a haber. La hay en la propia Gala Drag de Las Palmas. Hay drags que no se pueden soportar como por ejemplo yo no puedo soportar a personas no drag. Eso pasa y es una realidad, pero creo que sí que hay un hermanamiento. Cuando he actuado con ellas hay muy buen rollo. Habrá algunas con las que no hay feeling, pero no porque sean de Las Palmas. No tienes conexión porque no la tienes como persona. Hay hermanamiento, pero también rivalidades personales como las hay con todo el mundo. Al final, cuando ellas van a la gala de Las Palmas y gastan tanto dinero en el concurso están compitiendo y puede que incluso la mayor tontería hace que salten las chispas, pero tenemos que tener en cuenta que se trata de una competición». 

¿Funcionaría una gala drag en Tenerife? «Tendría que cambiar el concepto de la gala drag. Todo lo que se hiciera va a parecer que es una copia de la gala drag de Las Palmas. Allí hay muchísimas personas que se han formado para este tipo de espectáculos, hay más de 30 drags, pero en Tenerife no existe esa cultura como tal. Pienso que en nuestro carnaval falta algo de diversidad, tiene que haber una rotura que sea en favor del colectivo LGTBI». 

¿Qué propondría para lograr un componente inclusivo dentro del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife? «Se podrían hacer mil cosas para dar visibilidad a nuestro colectivo en el Carnaval. Se han intentado llevar propuestas al Ayuntamiento y no han hecho caso. Hay una idea que está inspirada en el Carnaval de Brasil. Se trata de una especie de  pasarela o runway como una gymkana. Solo podríamos participar hombres o mujeres con un tacón alto y con una fantasía. Los mejores desfilarían en la final y obtarían a un premio en metálico, como un concurso. Se puede transportar a la zona de la Plaza del Príncipe, por ejemplo. Esperemos que ahora, con el cambio de partido en el Ayuntamiento, las cosas puedan cambiar y se apunten ideas nuevas». 

«Con Sex Free quería llevar a mi personaje al extremo»


¿Qué querías transmitir con tu último trabajo, Sex Free? «Quería llevar a mi personaje al extremo. El mensaje podría que ser que aunque tú me hayas criticado y hablado de mí, al final siempre quieres acabar conmigo. Esa era la idea general de la canción. También quería un cambio de registro, presentar a una nueva Exhuberancia, diferente apariencia, más rosada. Estaba un poco cansado de ese look rubio que siempre llevo y era como una especie de carta de presentación con un registro nuevo que podía encajar para la canción. Lo hablé con mi director, Kevin Ramos, y a ambos nos gustó la idea. No quería transmitir algo profundo, pero si vienen canciones en el futuro vendrán con más mensaje. Este proyecto era una manera de pasarlo bien, transmitir esa idea de sentirme endiosada».

¿Cuándo empezaron a trabajar en Sex Free? «El planteamiento se hizo cuando lanzamos Magia Negra, en junio. A finales de ese mes empecé a hablar con Kevin Ramos sobre mi proyecto individual. En julio compusimos la letra y comenzamos a trabajar con la música. La tuvimos definitivamente después de muchos viajes a Las Palmas, ya que yo grabo allí. Queríamos que tuviera influencias del K-pop, por lo que podemos decir que está inspirado en las chicas de BlackPink adaptándolo al presupuesto mío y de Canarias. La primera quincena de septiembre comenzamos a grabar, pero antes de ello, estuvimos un mes trabajando en el vestuario. Al final es una locura, pero merece la pena. Pienso que es un vídeo precioso y estoy súper orgulloso».

¿Guarda alguna anécdota graciosa del rodaje? «La primera a la que guardo cariño fue la que vivimos en el barco. Las que íbamos desde Tenerife cogimos el primero, que salía a las siete de la mañana. Tuvimos que maquillarnos allí y, se movía tanto, que todas estuvieron maldiciéndome durante el trayecto. La segunda tiene como protagonista a Pepe Benavente. Fue un poco engañado al rodaje del vídeo, ya que sabía que tenía que hacer algo relacionado con unos cereales, pero no que yo iba a estar desnuda en una bañera. Su cara era de querer irse, pero al final se sintió cómodo y se empezó a reír. Me decía «venga, Exhu, ya todo va saliendo, no te preocupes». Ni él mismo se creía lo que estaba haciendo».

Carnaval 2020


En sus anteriores proyectos ha estado junto a Eva Harrigton. ¿Cómo es trabajar con ella? «Es muy cómodo. Aunque en las canciones que hemos hecho hay algunos pinitos, no se demuestra la calidad vocal que tiene en su totalidad. Canta de forma increíble, tiene una voz brutal. Cuando saque su canción en solitario espero que demuestre todo su potencial. Ahí estaré yo para apoyarla. Aprendes muchísimo con ella ya que te ayuda a modular la voz, te enseña a colocarla y es muy elegante moviéndose». 

 ¿Tiene algo preparado para el Carnaval de 2020 o participará en alguna gala? «Toca disfrutar más de la fiesta. Intentaremos hacer algo con la canción Te conozco mariquita para lanzarla de nuevo, pero poco más. Con respecto a participar en alguna gala, sería la maravilla máxima. No depende de mí, ojalá lo fuera. Siempre te llega algún comentario, pero tendremos que esperar».

 

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder