Varios carnavales, como el Internacional de Maspalomas, fueron cancelados por la Covid-19.

ESPECIALES Sin previsión no hay futuro

Sabor agridulce con los Carnavales de 2020

/
5 mayo, 2020

Cada año, el mes de febrero se disfraza de color, luz y fiesta. Los carnavales: la celebración esperada por tantos, el evento del año… La forma de vida. En las calles se respira un aroma de felicidad, de unión; los abrazos y los besos pasan a ser protagonistas, acompañados de un buen disfraz y de una purpurina que durará días, o incluso meses, hasta desaparecer por completo. Pero, este año, sin verlo ni quererlo, el papel principal lo adquirió otro. Uno invisible. Pero, más presente que nunca. La Covid-19.

La pandemia enmudeció las calles de todo el mundo. Encerró a millones de personas en sus casas, sin distinción alguna. Y los privó de algo tan sencillo, y tan humano, como lo es la cercanía. Una característica que, desde sus inicios, el carnaval se apropió. Y lo ha llevado siempre por bandera. Al menos, hasta este año. Cuando ha tenido que llegar un virus para hacerla tambalear.

Una despedida pronta y fría


Los carnavales de 2020 estuvieron marcados por muchos factores. Enrarecidos desde un inicio con la calima que azotaba las Islas y acompañados de la incertidumbre provocada por la voracidad de los incendios, que calcinaban miles de hectáreas, se sumó un invitado con el que no se contaba.

La Covid-19, y el miedo provocado por la misma, hizo que los más carnavaleros terminaran con un sabor agridulce. En Tenerife: Tegueste, Valle de Guerra, Candelaria, Arona, La Caleta de Interián, La Guancha y Los Gigantes, todos cancelados. Dejando a medias certámenes solidarios, homenajes (como el que se le iba a hacer a Samuel Armas en El Sargo), bailes… Por poner un ejemplo, en la pasada edición, los aroneros reunieron en su municipio cerca de 125.000 personas. Este año, el panorama fue otro muy distinto.

En la isla vecina, Gran Canaria, el escenario fue aún más desolador. El pasado 11 de marzo, por la tarde, se oficializaba la suspensión de los carnavales de Maspalomas, así como los de Telde y Mogán. Los de la zona sur de la Isla son los que más impacto tienen. Este año se esperaba que la cabalgata reuniera cerca de 300.000 personas. La Gala Drag y la Fiesta Solajero, en Playa del Inglés, también se suspendieron.


Fotografía: Drag Hefesto durante su actuación en la Gala Drag de Las Palmas de Gran Canaria.


Más allá de las Islas


A pesar del áurea de incertidumbre que rodea este virus, una cosa segura es que viaja por todo el mundo. Sin excepción. Y como ha pasado en el Archipiélago, los carnavales de otros países también se han visto azotados por el tsunami coronavirus.

En Italia, Venecia, donde existe el carnaval desde el año 1020, finalizó dos días antes de lo programado. Un hecho insólito. Nunca antes se había cancelado esta festividad del norte del país. Ni cuando la epidemia de la peste se desencadenó en esta ciudad (entre 1575 y 1577).

En la ciudad mediterránea de Niza, en Francia. Donde celebraban su 136º edición, reuniendo a cerca de 200.000 personas, el último día también fue suspendido.

Y por último, la samba brasileña, a diferencia de los lugares anteriores, se celebró con normalidad. Pero eso no evitó que el mítico Sambódromo, escenario principal de los carnavales de Río de Janeiro, dejara a un lado su emblemática pasarela de setecientos metros y la Plaza del Apoteósis final, para convertirse en un gran centro de acogida para 400 «sin techo». Quienes recibieron un kit de higiene personal para evitar contagios y un equipo técnico multidisciplinario que los acompaña.


El Sambódromo durante un desfile. Foto: Carl de Souza (AFP)

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder