Adultas Murgas

Trabachones se gana a pulso su pase a la final

/
5 febrero, 2020

Algo tienen las murgas adultas que enganchan, porque ayer, 4 de febrero, el Recinto Ferial repleto daba paso a la segunda fase del Concurso de Murgas Adultas. A las 20.30 horas, con puntualidad británica, salía el segundo premio de Interpretación de las murguitas, Mamelones, para deleitar al pueblo chicharrero con un repertorio ganador. Sin quererlo, los más pequeños de la Casa del Miedo, se encargaron de ser la antesala de su murga adulta.

Mamelucos (1980)


Sobre el escenario, la murga de Xerach Casanova. No había sonado el primero acorde, y ya el público en pie y con los móviles preparados, esperaba la presentación de la fantasía de Mamelucos: ’40 años con suerte’, un diseño de Josué Quevedo. Con los pelos erizados, terminaron con el clásico ‘Somos Más’ para dar paso a un legendario pasacalle.

Con letras de Airam Bazzocchi y Pedro Mengíbar, los de la Casa del Miedo comenzaron su primer tema: Y tú no lo sabías. Un tema de secretos encerrados bajo llave que Mamelucos se ha encargado de destapar. Algunos de ellos, que el concejal de Fiestas, Andrés Martín Casanova, también conocido como La Colorada, fue murguero de Ni Pico Ni Corto. Entre toda la actualidad expuesta, fuerte crítica a los políticos, con mención especial para el concejal electo Tino Guzmán o Lucas Fernández, dueño del periódico Diario de Avisos.

Con la garra que caracteriza a este ejército de duendes, también pusieron sobre la mesa la prohibición por parte de los políticos de que se les grabe en los concursos: “No es por derechos de imagen, es por no sacar sus caras cuando una murga les raja”. Incluso problemas con la basura y los enfermos del hospital, exponiendo que pasean los contenedores por el pasillo de neurocirugía.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los problemas de vocalización se suplen gracias a un coro espectacular que entonaba el segundo tema a concurso: Expectativa vs. Realidad. Con toques de humor, cantaron la expectativa y la realidad de cuando “le digo a la piba que voy a salir con esta gente” o el intento de las murgas canarionas por ser como las chicharreras.

Entre expectativa y realidad, hicieron un repaso por la actualidad pasando por la falta de aparcamientos en la capital por estar reservados: “si hasta en la Concepción hay uno reservado para el cura”. Guiño al presidente del Gobierno de Canarias y el trato al de China con su visita a la Isla: “Yo no quiero un presidente que se arrodilló a los pies de un dictador”. A la alcaldesa Patricia Hernández también le cayó lo suyo, reprochándole que todo lo que anuncia son cosas que ha hecho Bermúdez y que ella se ha apropiado.

Con un precioso homenaje al gran Óscar Hernández, artesano de trompetas y componente de la murga, terminaron una actuación a la altura del Concurso. No fueron Mamelucos 2019, pero el Recinto se rindió ante un pase directo a la final.

Tras con Tras (1996)


Las chicas de Melca Barrera fueron la segunda formación en pisar el escenario de los coquetos años 50. Con agradables voces, arrancaban con una presentación dedicada a sus 25 años para presentar su fantasía, ’25 años de amor’, un diseño de Isidro Castellano. Fue tanto el amor, que Melca le cedió la batuta a Gara durante la dirección de su pasacalle.

Bajo la dirección musical de Cristo Casas, Tras con Tras empezó con Un tema tabú. Un tema crítico que también dejó paso al humor, tocando temas carnavaleros como un jurado influenciado, la cantera del Carnaval o la recurrente cantina. Con materias más sociales, las del Barrio de La Salud trataron, entre otros, el tema de la lucha por las mujeres, en contra de las violaciones y los asesinatos o el abandono de los mayores en los asilos. Con una vocalización exquisita, daba gusto oírlas.

Con el segundo tema, Una vida por la que vivir, Tras con Tras se desinfló. Las componentes, embarazadas, enviaron un mensaje emotivo a las mujeres que deciden abortar y defendieron la lucha contra el bullying. Para finalizar, un momento especial con los hijos de algunas componentes sobre el escenario. Un tema superficial que no cumplió con las expectativas que dejó el primero. Aún así, las de Melca sorprendieron en esta segunda fase.

MásQLocas (2015)


Con tan solo cinco años en el Carnaval, llegó MásQLocas a las tarimas bajo la dirección de Tania Fernández. Lucen una fantasía diseñada por Damián Pérez que lleva el título ‘Entre noticias y melodías, nació mi fantasía’.

Ejemplo de constancia y superación, y con la pasión que caracteriza a Tania, sus chicas entonaron su primer tema firmado por Yeray Bajera: En una sociedad repleta de enterados, no puede faltar estar bien informado. Y con él, una crítica a la directivas de grupos que se quedan con el dinero, a letristas que van de sobrados por escribirle a varias murgas, al jurado por no enterarse de nada o a la final del concurso con formaciones que llegan por nombre y trayectoria. Para terminar, un “basta” al fanatismo murguero en Carnaval.

Con algo más emotivo, continuaron sus 30 minutos de gloria: MásQLocas se ‘TRANS’ – forma en su voz. Una clara defensa a la libertad de identidad sexual y un homenaje a este colectivo que se convirtió en una bandera trans ondeando por el público. Las chicas de Tania se quedaron a medio camino entre lo que pudo ser y lo que fue.

Diablos Locos (1970)


Los trónicos del Carnaval cumplieron 50 años bajo la dirección de Maxi Carvajal, y este año con el estreno de su heredero, Tomy Carvajal. Pese a que se hicieron de rogar, apostaron fuerte en su fantasía con un diseño de Lito Díaz, ‘Diablo con alma de payaso’, y sorprendieron. Una presentación que emocionó y levantó a todo un Recinto: Diablos Locos, como si fuesen Katiuskas, desvelaron que debajo del diablo había un alma de payaso de verdad ataviado con disfraz.

Bajo la dirección musical de El Maestro y con letra firmada por Idafe González, lo consiguieron en La agencia de empleo trónica. En ella, se encargaron de darle trabajo a Ana Oramas de teleñeco, a Bermúdez de duende en la Cabalgata, y a Carlos Alonso en el Norte para “que se coma las colas”. Así, despiden a Coalición Canaria para esperar la llegada del canarión en busca de alguien que le diseñe el equipaje. El mejor final, con ovación incluida, fue el momento de garra con la defensa por los canarios que con carreras deben irse al extranjero en busca de empleo.

Las expectativas del primer tema se desinflaron en un segundo que no llegó a conectar con el público, aunque sacó alguna carcajada. Con la esencia de humor y doble sentido que caracteriza a los trónicos, entonaron El autocorrector, presentado, esta vez, por el nieto del gran Tom Carby: Tomy Carvajal. Un recorrido con guiños a los políticos como el “dientes, dientes” para Patricia Hernández, a murgas como ZZ, Mamelucos y Bambones, y al famoso Manny Manuel.

Aún así, consiguieron levantar al Recinto en un final emocional con el incendio de la isla vecina. Aquellos Diablos que flaquearon ediciones anteriores están a punto de volver. Pese a todo, con gran calidad musical, los de Maxi aseguraron su pase a la final en su 50 cumpleaños.

Ni Pico Ni Corto (1973)


Paseando por las calles del Toscal, nació la murga de Carlos Estévanez. Con el trabajo de la formación, crearon la fantasía ‘El mejor investigador de la historia en busca del murguero perdido’. En su lucha por volver a la final, dieron paso a su famoso pasacalle para continuar con una actuación dedicada a Samuel Armas.

Con letras firmadas por Nino Bello, Mi primera vez fue el primero de la Ni Pico. Mezclando humor y crítica, repasaron aquellas primeras veces clásicas: la primera foto al nacer, la primera comunión, la primera vez que se monta en bici, la primera vez que se toca una teta, la primera vez que se chupa un limón, que conociste a tu suegra, que la piva te hizo una empanada para la acampada, la primera borrachera y el primer control de alcoholemia. Para seguir, asuntos más sociales como la crítica a los políticos o el reiterado incendio de Gran Canaria. Un tema Ni Tanto Ni Poco.

Continuaron con Los efectos y esa crítica con toques de humor. Para empezar, un juego de palabras con el partido político Ciudadanos y su origen: «ciudad» y «ano» por «pasarse por el ano a los ciudadanos». Hubo cabida para hablar del famoso satisfayer y sus sensaciones así como el efecto Diazepam de Bolorino. Lo mejor, como le dieron vida al cartel del Carnaval con sus personajes sobre el escenario. Con musicalidad a la altura, se quedaron flojos de contenido.

 

Chinchosos (1987)


A ritmo de chácaras y tambores, Chinchosos entonó su presentación bajo la dirección de Lolo García para presentar la fantasía diseñada por Luis Fernández: ‘Mutando entre humano y lagarto’. Su primer tema a concurso fue Al Carnaval llegando de lagarto milenario defendiendo lo nuestro porque soy canario. Un tema dedicado a Canarias y su defensa que palpó el nacionalismo, con guiño al incendio. Terminaron con el himno ‘Vivo en un archipiélago’ que animó a un público desganado.

Bajo la dirección musical de Gustavo Pomares, continuaron con Héroes sin capa. Un tema homenaje a los cuerpos de estado y a las mujeres, momento bonito en el que mujeres se subieron a las tarimas de Chinchosos a cantar. En solidaridad con Rafa, y con voz de Sergio Eiroa Santana, anunciaron la recolecta de tapones con el objetivo de conseguir para el joven una mano biónica. Muy mejorados, pero no es suficiente.

Trabachones (2019)


La gran sorpresa de la noche la trajo Trabachones con un Recinto a medio estar que pedía, sin quererlo, marcharse. Llegaron como una murga nueva y totalmente renovados bajo la dirección del famoso letrista Yone Expósito. Los de la Salud presentaron su fantasía, ‘Olvidados en el tiempo sin sufrir ni una derrota, se han vuelto a desenterrar los Guerreros de Terracota’, con unas voces que ya apuntaban maneras.

Bajo la dirección musical de Judo Lorenzo y con letras firmadas por el propio Expósito, empezaron sus 30 minutos de actuación con Los guerreros de Terracota. Pese a las horas de la noche, consiguieron arrancar aplausos cuando alguno de sus componentes, y coincidiendo con la femenina Klandestinas, se raparon en directo en solidaridad con las mujeres con cáncer. Hubo también homenaje a los abuelos y crítica a los desahucios a los mayores. El toque más carnavalero lo pusieron con el apoyo al cartel del Carnaval y su creador, Javier Nóbrega.

Si daba gusto oírlos en el primer tema, más dio en el segundo: Buscando nuestro propio estilo. Un tema que olía a Carnaval. Defendiendo estas fiestas y recordando que son del pueblo, sacaron a Zeta Zetas al escenario para apoyarlos tras las críticas que han recibido por ser “la murga Got Talent”: “Ellos empezaron desde cero, si son unos artistas, hay que ser realistas”. Cantando verdades como puños, continuaron con la mención a Desbocados y una final que no llega para ellos, a Triquikonas y el humor que las caracteriza, a La Traviata, murga ejemplo de cómo ganar premios criticones; y a Burlonas y “sus tremendo cojones”.

Subieron a varias murgas al escenario para terminar la fase con broche de oro y un Recinto Ferial en pie. Aunque nadie los esperaba, consiguieron un empaste perfecto entre voces, vocalización y contenido que los llevará, en su primer año, a tener un hueco en la final.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder