Los 4 últimos lugares en los que se ha celebrado la gala. ¿(En dónde)se celebrará en 2021?

ESPECIALES La Quinta Estación Uncategorized

Una Gala de la Reina para Tenerife en 2021: nuestra propuesta nueva y diferente

/
15 mayo, 2020

En tiempos de la pandemia, parece que todo está en el aire hasta tener nuevos datos desde este virus ubicuo y, por supuesto, también para el Carnaval, la Fiesta, por ende, Mayor de nuestra tierra.

El epidemiólogo Neil Ferguson fue uno de los primeros en dar la voz de alarma en Europa sobre las cifras que, a su juicio, se escapaban del conteo en el brote del coronavirus detectado en enero en China, según el medio digital newtral.es. Hoy, está en su casa recuperándose del COVID-19, mientras sigue firmando los estudios que evalúan matemáticamente el devenir de la epidemia para el Imperial College de Londres. Como escuchamos y leemos insistentemente hoy en los medios de prensa nacionales e internacional la incertidumbre sigue gobernando nuestros actos presentes y futuros.

Por lo tanto, todos los expertos y la mayoría de gobiernos piden prudencia y no echar las campanas al vuelo, ya que hay una gran probabilidad de un rebrote en el próximo otoño/invierno.

Como un periódico serio no solo debe informar, sino también formar a los lectores y, llegado el caso, intentar reformar algunas mentes de ideas caducas e intentar por todos los medios no deformar la realidad ni la noticia, el propósito último de este medio digital es acercar y dar a conocer a todo el mundo nuestro Carnaval con sus grandezas y miserias.

Es por eso, que además de informar, queremos formar y, tal vez, intentar reformar dando ideas y aquí va la siguiente sobre la Gala de la Reina del Carnaval de 2021: ya que el tema ya ha sido elegido (aunque de una manera un poco irregular) y aprovechando el mismo, desde estás páginas digitales proponemos que usando lo de Carnaval de Carnavales, en vez de dedicarlo a carnestolendas foráneas, nos hagamos un autohomenaje. Todo ello, pensando que ninguna casa comercial va a arriesgarse a invertir dinero en una fantasía nueva que, debido a la pandemia, puede que no llegue al escenario.

Por tanto, proponemos que se repliquen los últimos 20 trajes de Reinas del Carnaval. Es decir, que se vuelvan a realizar los 20 trajes de las Reinas del período 2000 a 2020 y, si algunas de estas están en buenas condiciones de conservación, que se repliquen otras anteriores. Lo ideal sería usar la ocasión histórica, si no se celebrara una competición entre trajes nuevos, que replicáramos las Reinas desde 1965 hasta 2020, pensando que las primeras desde 1965 hasta 1980 son trajes prácticamente sencillos de reproducir. Incluso el de 1979 (la famosa japonesa de título equívoco como Sueño de una mandarina de Justo Gutiérrez) ya está en la Casa del Carnaval, además del archifamoso Tajaraste de Leo Martínez y tan bien defendido por la mediática Mónica Raquel Estévez Martín en 1987 (representando a Almacenes El Kilo) y también algunos otros. Con lo cual habría que hacer un listado de los que se debían de reproducir. También podríamos reproducir el traje Manila Yerichana de una de las pocas Reinas del Carnaval desgraciadamente fallecida como Shaila Martín Ramos, diseñada por Juan Carlos Armas y representando a Ron Santa Teresa

¿Y cómo es el plan? Pues si no hay suficientes patrocinadores para 2021, habría que intentar contactar a los que en su día aportaron el dinero para ver si cooperan de alguna manera con fotografías, bocetos y lo ideal sería que los diseñadores que los realizaron, sean los encargados (si están vivos y en condiciones de hacerlo y me consta que hay muchos que sí)  de dar clases magistrales en cursos ofrecidos y subvencionados por el INEM, Ayuntamiento, Cabildo y/o Gobierno de Canarias (ya que, seguramente, habrá un paro descomunal dentro de poco en nuestro país y especialmente en nuestras islas) con lo cual mataríamos tres pájaros de un tiro:

1°) recuperaríamos esas obras de arte efímero que fueron sus trajes,

2°) daríamos trabajo a los diseñadores y

3°) formaríamos a nuevos talentos del diseño (una nueva generación de diseñadores del Carnaval) con los mejores maestros de todos los tiempos.

Una oportunidad histórica así creemos que no se va a repetir y respetaríamos el tema elegido: Carnaval de Carnavales, pero del nuestro.

Todos estos nuevos trajes, réplicas de los auténticos y vueltos a hacer por la mayoría de sus maestros, podrían ser usados como capital impagable para un verdadero MUSEO DEL CARNAVAL. Sí, con mayúsculas porque es lo que se merece nuestra Fiesta Mayor y serían el contenido de un museo que no solo mire al pasado, sino que sea y esté presente y mire al futuro para que todo este acervo artístico cultural no se pierda para siempre y nuestro Carnaval sea, por fin, declarado Patrimonio de la Humanidad.

El continente de ese nuevo y definitivo museo debería de ser adaptado al contenido (los trajes) y no al revés como pretenden excusarse los políticos que no han sabido materializar ese anhelado sueño de muchos tinerfeños en los últimos 55 años de fiesta. El museo tiene que dar cabida a todos y cada uno de los trajes y tiene que tener un recorrido didáctico en que enseñe la evolución de los trajes de los años 60, 70, 80, 90 y los de las décadas del siglo XXI en el que se muestre los armazones desnudos y cómo se va armando un traje de Reina del Carnaval de Tenerife, que son únicos y nos hacen famosos en el mundo entero.

No me vale la excusa de que los trajes no caben en el museo. Ese punto de vista es erróneo y condena a la no conservación de los mismos. Si hay un Museo de Fallas en Valencia y museos de trenes en Colonia y  en muchas ciudades europeas, y existen de artefactos inmensos o de dinosaurios u otras cosas grandes, no veo el porqué de esta negativa a construir algo acorde a las fantasías de nuestras Reinas, que serían seguramente la parte más visitada del mismo, sin olvidar la sección de murgas, comparsas, rondallas, etc.

Si ha habido dinero y voluntad política para hacer un Auditorio y un Recinto Ferial realizado por un arquitecto estrella y muy caro como Santiago Calatrava y un TEA (Tenerife Espacio de las Artes) por otros arquitectos estrellas como los suizos Herzog y De Meuron (seguramente también muy caro) y dirigidos por el arquitecto canario Virgilio Gutiérrez Herrero, no veo el porqué no puede hacerse un concurso público internacional para realizar un proyecto de Museo del Carnaval, que se adjudique al mejor, y que se realice lo más pronto posible para que haga las delicias, no solo de los carnavales (que somos muchos), sino para que propios y extraños (los millones de turistas que recibimos cada año) puedan disfrutar de algo que solo tenemos nosotros y que cada año, hasta que no haya un museo digno y espectacular, se seguirá perdiendo.

¿Qué pasa? ¿Es que no se merece nuestro Carnaval, la Fiesta Mayor de Canarias y la única de interés turístico internacional de nuestras islas y una de las pocas de España a la altura de Los Sanfermines de Pamplona, Las Fallas de Valencia o la Semana Santa o Feria de Abril de Sevilla un museo para evitar esa sangría anual de arte y tradiciones de nuestro acervo histórico-artístico?  La respuesta es un rotundo sí. Así que muevan ficha y póngase a pergeñar cómo. Creen comisiones y grupos de trabajo, una fundación del Carnaval que vele por sus intereses o lo que sea, pero ¡YA!

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Quinta Estacion

La Quinta Estación

Sección dedicada al análisis y a la investigación del Carnaval de Canarias.
Autor: Nicolás De La Barreda.

Acceder